¿Qué pasará con la gestión de riesgos después de la pandemia?

Por María Camila Arévalo J., el 09 de septiembre, 2020

h_cero_blog_riesgo_pospandemia

La seguridad ha sido una lucha permanente para todos los equipos de trabajo. El imprevisto cambio a la conectividad remota debido a la pandemia, ha hecho que las empresas replanteen su enfoque de gestión de riesgos.

Al tiempo que la economía se reactiva progresivamente, luego de las limitaciones a las que se ha visto expuesta nuestra sociedad con la intención de mitigar la propagación del SARS-CoV2, se ha hablado mucho sobre ¿Qué pasará con la gestión de riesgos post Covid-19?

El contexto actual ha hecho que el sector empresarial adopte ambientes de trabajo inesperados como respuesta a esta contingencia. El interrogante era si los procesos de seguridad estaban debidamente estructurados, como para afrontar esta situación o no, ya que las empresas se vieron en la necesidad de asumir cambios tecnológicos debido a la pandemia que cada vez se consolida más en nuestra nueva realidad. 

No todas las empresas estaban preparadas para dar continuidad a sus actividades económicas, ante el brusco cambio que las obligó a adoptar un modelo de trabajo remoto. Poco a poco se han ido adaptando a entornos virtuales que suplen los ambientes laborales tradicionales, compartiendo información susceptible en línea por cumplir con su trabajo, ya que el negocio debe continuar.

Tener información privada en un computador o dispositivo electrónico tiene sus riesgos, aunque estén protegidos y cifrados, sin embargo en esta época de interacción digital los riesgos se agudizan, teniendo en cuenta que puede que las conexiones y transmisiones no sean lo suficientemente seguras.

Se podría pensar en adoptar una medida de protección de datos, a través de capas en ambientes virtuales, aunque se podrían experimentar algunas complicaciones como que no proporcione la protección lo suficientemente amplia, luego que se estén usando las aplicaciones o que por los controles se dificulte el acceso a los diferentes canales, exponiendo los datos a posibles amenazas, sin embargo no todo es negativo y existe un lado positivo en medio de esta contingencia y es que las empresas podrían evidenciar un incremento en la productividad de sus empleados bajo el modelo de trabajo remoto, así como un ahorro en los costos que implica el trabajo bajo modalidad presencial.

Aunque si bien es cierto que no existe una única fórmula que esté dirigida en su totalidad al sector económico en lo referente a la gestión de riesgos, si se pueden identificar las necesidades de cada empresa para afrontar los retos que la pandemia ha traído consigo sin impactando en el menor porcentaje posible su funcionamiento.

El acceso y los controles de seguridad son dificultades latentes para las empresas por lo que pueden reconocer el riesgo, tercerizar para que un agente externo se centre en su protección o disminuirlo implementando cambios en la estructura, aunque esta puede ser la más difícil de gestionar por la repercusión procedimental y financiera que trae consigo.

La seguridad de una empresa se mueve en una delgada línea entre privilegiar a ella o a la utilización. Esta contingencia de orden mundial ha hecho que se replanteen los lineamientos de seguridad en las empresas, por lo que es válido decir que la gestión de riesgos debe ser tomada en cuenta como un aspecto de vital importancia dentro un negocio que debe desarrollarse y crecer sin importar cuál la situación actual.

Nueva llamada a la acción

 

Temas:Gestion de RiesgoCOVID-19PandemiaSeguridad de la informacion

Comentarios