¿Qué herramienta usar para detectar operaciones inusuales?

Por Hugo Ángel, el 28 de noviembre, 2018

Analice la diferencia entre una herramienta manual y una tecnológica para identificar operaciones sospechosas, que podrían estar relacionadas con lavado de activos y financiación del terrorismo.

Conocer el perfil del cliente es una estrategia de gestión del riesgo que usan las entidades financieras para evitar que sean usadas por redes de lavado de activos y financiación del terrorismo. Por ello, deben contar con herramientas para leer sus actividades sospechosas y alertar a las autoridades sobre estas, de no hacerlo, podrían resultar involucradas en negocios sucios y pagar un precio muy alto.

 Descargue gratis el ABC de prevención de lavado de activos 

Las herramientas, que pueden ser informáticas o manuales, tienen como objetivo determinar el nivel de riesgo que puede asumir la entidad al tener relación con los clientes y proveedores para detectar operaciones que tengan características contradictorias con su actividad económica sin justificación razonable. Es decir, si una persona se gana un salario mínimo, es imposible que de la noche a la mañana, consigne a su cuenta bancaria millones de dólares sin ninguna razón.

Monitoreo manual: puede ser subjetivo

Cuando el monitoreo de las transacciones de un cliente se hace de forma manual, normalmente, es con el juicio de un profesional y puede ser subjetivo. Se adelanta por medio de formularios, comités, reuniones o cualquier otro medio que formalice el control de las transacciones, así como el seguimiento de las operaciones inusuales.

Los gestores de riesgo también se valen de listas de criminales buscadas por la Interpol, que ayuda a las entidades bancarias a evitar relaciones comerciales con redes de lavado de activos, corrupción o financiación del terrorismo.

Igualmente, clasifican a los clientes, indican si son personas políticamente expuestas, si hubo un cambio atípico en sus transacciones o si poseen una cuenta en fronteras entre países. Ese análisis puede salirse de control si las personas manejan una base de datos extensa porque deberá  verificar documento por documento, movimiento por movimiento y distintos datos de alto volumen.

Además, cualquier descuido de una persona puede traer fallas que podrían significar negligencia y traer costos muy altos para la organización como enfrentar problemas legales por quedar incluida en investigaciones judiciales, pagar millonarias multas que podría llevarla a la quiebra y perder la buena reputación. 

Monitoreo con tecnología: precisión

Para monitorear las transacciones inusuales, las entidades bancarias, que manejan un alto volumen de clientes, deberán utilizar herramientas tecnológicas para automatizar este proceso sin errores ni imprecisiones. Para ello, se recomienda un software que ayuda al seguimiento de las transacciones y detecte las que son sospechosas para luego enviar una alerta a los gestores de riesgo para que analicen el caso y lo remitan a las autoridades.

Para esto, usan algoritmos, que permiten determinar por sí solos qué elementos debe tener una transacción para ser calificada como inusual; además utilizan un sistema de evaluación automática de operaciones y, finalmente, comparan datos de distintas fuentes para determinar coincidencias o inconsistencias.

El software detecta el aumento en la cantidad de operaciones realizadas por el cliente dentro de un periodo determinado; cambios frecuentes en los datos del registro del cliente; reincidencia de alertas por movimientos atípicos; alto volumen de transferencias a terceros y muchas transacciones de pequeño valor, ademas, conserva el histórico de los movimientos de los clientes.

Abreviaturas sobre lavado de activos 

Temas:Prevencion de fraudeRiesgo Financiero

Comentarios