Principios para la gestión de riesgo, según la ISO 31000

Por María Camila Arévalo J., el 19 de agosto, 2020

3-1

La ISO 31000 brinda diferentes herramientas que contribuyen a las buenas prácticas para gestionar los riesgos, esta normativa internacional se adapta a cualquier tipo de compañía y permite que se cumplan con los requisitos legales y que a su vez se obtengan resultados positivos debido a su implementación. 

En la siguiente guía usted encontrará la información pertinente que le permitirá establecer un sistema de gestión de riesgos acorde a lo que necesita su empresa y a la vez poder cumplir con la normativa exigida por los entes de control.

La ISO 31000 cuenta con insumos globales que permiten realizar una adecuada y eficiente gestión de riesgos enfocados en operatividad, gobierno y confianza, además, esta norma brinda recomendaciones de mejores prácticas en la gestión de riesgos las cuales ofrecen técnicas apropiadas y seguridad en el lugar del trabajo.

Cabe resaltar que esta puede ser usada por cualquier tipo de entidad sin importar el sector al que pertenezca, ya que ofrece estrategias de decisión, operaciones, y procesos para los riesgos, ya que se ajusta a cualquier escenario. 

Es importante saber que la ISO 31000 no es certificable, sin embargo la implementación de esta minimiza a profundidad la amenaza al riesgo en cualquier momento que se encuentre y que la mayoría de los entes reguladores la toman como referencia para la promulgación de normas aplicables. 

Las ventajas que ofrece la ISO 31000 son:

  • Contribuye a mejorar la eficacia operativa y la gobernanza.
  • Genera confianza ya que se utilizan métodos adecuados para la gestión de riesgo.
  • Aplica controles de sistema de gestión para analizar riesgos y de esta manera mitigar las posibles pérdidas.
  • Mejora la resiliencia de los sistemas de gestión.
  • Responde de manera eficiente a los cambios de forma eficiente protegiendo a la organización.
  • Se adapta a cualquier tipo de riesgos sin importar su naturaleza o causa. 

Principios

La ISO 31000 ofrece algunas directrices que ayudan en la gestión de riesgos cómo:

  • La compañía tiene más probabilidades de cumplir los objetivos propuestos.
  • Cumplimiento de estándares legales en diferentes áreas de la compañía.
  • El manejo de la administración mejora.
  • Se protegen los recursos de la empresa.
  • El desarrollo interno se vuelve más eficaz y eficiente.
  • La toma de decisiones es más confiable gracias a la herramienta para evaluar la gestión de riesgos.
  • Se toma conciencia de la importancia de contar con un sistema de gestión de riesgos y desastres.
  • Se identifican los riesgos a los que está expuesta la empresa.
  • Reduce y divide los riesgos.
  • Da la posibilidad de que exista una planificación.
  • Permite la toma de decisiones oportuna.
  • Se motiva a la junta directiva y a cada uno de los miembros de la compañía.
  • La gobernabilidad dentro de la organización es más eficiente.  
  • Se genera confidencialidad y confianza.
  • Se hacen los controles pertinentes.
  • Se minimizan las pérdidas.
  • Mejora la cultura organizacional. 
  • Genera valor a la organización.
  • Se le da un adecuado manejo a la incertidumbre.
  • Es dirigida a la mejora dentro de la organización.
  • Es amigable al cambio.
  • Se adapta a cualquier situación.

Hay que tener en cuenta que estas amenazas en muchas ocasiones pueden crear valor, ya que las empresas establecen métodos para generar un equilibrio entre los objetivos de crecimiento, rentabilidad y los riesgos a los que están asociados para contar con una consecución adecuada.

Aunque la gestión de riesgos es liderada por los directores o la junta directiva, se debe tener claro que esto es un tema que involucra a todos los miembros de la entidad y por ende se debe crear una cultura de riesgos en torno a esto. 

Descargue el eBook con la guía para implementar un sistema de gestión de riesgos, según la ISO 31000

Temas:Gestion de RiesgoISO 31000Sistema de Gestión de Riesgos

Comentarios