Ozark, serie de Netflix para entender el lavado de activos

Por Juan Pablo Calle, el 22 de diciembre, 2017

Marty Byrde, protagonista de la serie Ozark, es un asesor financiero que lava dinero para un cartel mexicano. Esto lo hace por medio de un complejo esquema para ocultar los recursos ilícitos. 

Pasta, lana, plata, guita, billete, metálico, efectivo. Existen un sinnúmero de palabras para nombrar el dinero, ¿pero qué es realmente el dinero? ¿Es solo una unidad de valor para intercambiar bienes y servicios?, ¿es algo intangible?, ¿es la raíz de todos los males como dice la Biblia o la fuente de toda felicidad como predica el capitalismo?

Estos son algunos de los cuestionamientos que pasan por la mente del asesor financiero Marty Byrde, protagonista de Ozark, una de las series de Netflix sobre el lavado de activos.

Para Byrde, el dinero no es ni la fuente de la felicidad ni la causa de la paz mental. Según él, “el dinero es, en toda su esencia, una medida de las decisiones de un hombre”.

La frase, que forma parte del monólogo inicial, define los objetivos masculinos del sueño americano: convertirse en un padre de familia ejemplar a costa de lo que sea.

Eso es justo lo que hace el protagonista a lo largo de la serie: usar como excusa las obligaciones paternales para acumular dinero trabajando como lavador de activos de un cartel mexicano. Sí, algo así como un Walter White que no se ensucia las manos en el laboratorio.

A través de empresas fachada como un club de striptease, un hotel e incluso construyendo una iglesia, Byrde lleva a cabo el proceso del lavado de activos mezclando dinero legítimo con recursos ilícitos.

En el cuarto episodio de la primera temporada, el protagonista explica de forma pormenorizada cómo lo hace, describiendo paso a paso las etapas del lavado de activos: colocación, integración y ocultamiento.

Guía Ozark para lavar dinero

Colocación

Si tuviera cinco millones en un maletín, ¿usted qué compraría? ¿Un yate, una mansión, un auto deportivo? La verdad es que los entes reguladores no le dejarían gastarlo tan fácilmente.

Como Byrde lo sabe, mete los cinco millones al banco, pero antes debe ensuciar aún más el dinero: arrugarlo, arrastrarlo, arrollarlo, hacerlo ver viejo. Los billetes parecen demasiado nuevos como para que pasen desapercibidos.

Luego, necesita un negocio que permita operar con dinero en efectivo, con cuentas manipulables y sin tarjetas de crédito. Por eso, escoge como opción un club de streptease, donde el efectivo fluye con naturalidad entre alcohol, música, bailes y mujeres desnudas.

Ocultamiento

Una vez se combinan los cinco millones con el efectivo producido por el negocio, ese dinero pasa de un banco del primer mundo a otro que no esté sometido al control de los organismos reguladores del país de origen. Generalmente esto se hace usando múltiples cuentas en entidades bancarias de países africanos o de lugares remotos.

En este punto, Byrde realiza diferentes movimientos bancarios para disimular el rastro documentado de los fondos. El método que se utiliza en la serie se conoce en inglés con el nombre de “smurf”: el origen del dinero se oculta diluyendo los cinco millones en pequeñas transacciones financieras. 

Eventualmente, Byrde también contrata servicios y compra bienes de empresas fachada manejadas por el cartel. De esa forma intenta burlar a las autoridades y entorpecer el seguimiento de los recursos.

Integración

Finalmente, después de ese largo proceso de ocultamiento, Byrde emplea una red privada de cajeros automáticos para retornar los activos a Estados Unidos. Estos cajeros están ubicados en bares,  lobbies de hoteles e incluso centros comerciales.

Así, pequeñas cantidades de dinero ingresan a una simple cuenta bancaria. Y listo, el dinero se limpia y está disponible para ser usado por los narcos.

Si quiere evitar que su organización la utilicen los criminales para lavar dinero como lo hace Marty Byrde en Ozark, descargue abajo nuestra guía de señales de alerta y proteja su negocio.

guia-gratuita-señales-de-alerta-para-prevencion-de-lavado-de-activos

Temas:Casos de estudioPrevencion de fraude

Comentarios