Las 7 clases de riesgo operativo

Por Juan Pablo Calle, el 29 de junio, 2017

Clasificar los riesgos según la categoría a la que pertenecen permite identificarlos con mayor facilidad. Por eso, a continuación le presentamos las 7 clases de riesgo operativo que existen para que pueda reconocerlas dentro de su compañía.

1. Fraude interno

El robo, los sobornos o el incumplimiento de las regulaciones por parte de empleados directos o terceros vinculados contractualmente con su empresa son riesgos producidos por fraudes internos.

2. Fraude externo
Este tipo de riesgo se origina por la actuación de personas externas a la entidad. Pueden presentarse a través de robos, falsificaciones o ataques informáticos.

3.Fallas tecnológicas
Si su compañía se expone a fallos en los sistemas de cómputo, en el hardware o en el software de la empresa, debe identificar los riesgos que estos eventos generan.

4. Ejecución y gestión de procesos
Los errores en la gestión de procesos también implican un riesgo para su compañía. En este sentido, la captura de transacciones, el monitoreo, el reporte y la documentación de clientes, así como la gestión de cuentas deben ser evaluados para reconocer posibles riesgos operacionales.

5.Relaciones laborales y seguridad en el puesto de trabajo
Toda actuación que infrinja la legislación laboral y la seguridad en el trabajo puede generar un riesgo patente. Por eso, esté atento a posibles reclamaciones por daños personales o a casos de discriminación laboral dentro de la empresa.

6. Daños a activos materiales
Circunstancias fortuitas como incendios, terremotos, actos terroristas, entre otros, pueden poner en riesgo los activos físicos de su entidad, así que identifique los daños o perjuicios que estos eventos puedan ocasionar.

7. Clientes, productos y prácticas empresariales
Finalmente, esta última clase de riesgo operativo se refiere a actos como competencia desleal, perjuicios a los clientes e información engañosa sobre los productos, lo que puede implicar un riesgo de incumplimiento involuntario y negligente.

Aunque puede haber más de ellas, estas 7 categorías le ayudarán a obtener una efectiva gestión de los riesgos. Una vez estos sean identificados, recuerde medirlos, controlarlos y monitorearlos para que pueda implementar de manera adecuada las etapas establecidas en el Sistema de Administración de Riesgo Operativo (SARO).

 

Descargue el eBook con la guía para implementar un sistema de gestión de riesgos, según la ISO 31000

Temas:Gestion de RiesgoRiesgo OperacionalRiesgos CiberneticosGobierno, Riesgo y Cumplimiento (GRC)

Comentarios