La miopía de algunas empresas ante la gestión de riesgos

Por Deicy Pareja, el 17 de mayo, 2019

h_elementos_del_sistema_de_gestion_de_riesgos

Cuando las compañías no ven más allá, no analizan sus riesgos desde todos los ángulos ni trabajan para identificarlos ni reducir sus impactos, no hay control, una ruta ni un plan, por lo que podrían enfrentarse a eventos que las lleve al fracaso.

En plena era digital, cuando las empresas deben innovar y ser estrategas, hay que contar algunos de los paradigmas que día a día identifican los expertos en sus visitas a organizaciones que todavía no han implementado un sistema de gestión de riesgos.

Erika Benítez, experta en Gestión del Riesgo de Cero, con casi una década de experiencia, afirma que cuando llega a empresas, que aún no han implementado un esquema de  prevención ni protección, siente que los equipos tienen temor y rechazo a la hora de hablar de ese tema porque ven la gestión como un trabajo adicional o innecesario.

De hecho, creen que tener un riesgo es algo malo por naturaleza y que la única razón es porque las cosas se hacen mal, lo que es un error. “Todavía pasa que las empresas piensan que es un elemento externo e independiente, que no va con ellas, cuando en realidad es algo que involucra a cada uno de los miembros de la organización”, aclara. Lee:  Cómo elaborar una política de gestión de riesgos

Una falla latente es ver todos los riesgos más pequeños de lo que son, creer que traen consecuencias insignificantes, que nunca crecerán ni serán críticos, por lo que piensan que no merecen atención, cuando la suma de muchos riesgos pequeños puede ser una señal grave. Si bien los riesgos se jerarquizan de mayor a menor en cuanto a probabilidad de frecuencia e impacto, verlos todos de un tamaño mínimo es un desacierto.  Te puede interesar: 5 pasos para hacer un mapa de riesgos

Otro de los errores es creer que eliminar los riesgos es la meta, sin trabajar en identificarlos ni en gestionarlos para reducir el impacto y la frecuencia. Esto no representa que los riesgos se eliminen del todo, se pueden transformar en oportunidades para saber cómo responder en caso de que se materialicen.

Además, conozca Coso, una visión 360° para gestionar el riesgo

Benítez agrega que muchas personas creen que analizar las amenazas es responsabilidad del área de riesgos, auditorias u organismos externos y muchas veces caen en el error de ignorar su realidad y nunca se preguntan cómo administrar esos eventos.

En  esta época, donde la tecnología juega un papel muy importante para automatizar procesos y ayudar a las empresas a cumplir sus objetivos, todavía muchas compañías perciben la gestión del riesgo como un tema engorroso.

Muchas empresas que se mueven en industrias en las que la norma no les exige gestionar los riesgos no ven necesario hacerlo porque creen que es un simple requisito, cuando en el fondo tiene muchos beneficios. Por ejemplo, aumenta la probabilidad de alcanzar los objetivos y de alinear todas las áreas de la organización.

La experta explica que los procesos de las diferentes áreas de las organizaciones están relacionados con los objetivos estratégicos y que todos trabajan para cumplir unas metas definidas, por lo que es necesario que los equipos de la empresa comprendan que deben analizar todas las amenazas de sus áreas, sus procesos y proyectos.

“Al fomentar la gestión proactiva, somos conscientes de la necesidad de identificar y gestionar los riesgos, no sólo por requisitos legales sino también por buenas prácticas, esto ayuda a mejorar la convergencia, el gobierno corporativo, la confianza y la honestidad”, precisa.

Gestionar las amenazas además ayuda a construir fuentes confiables para la toma de decisiones, diseñar procesos más maduros y sostenibles porque hay un panorama más amplio; hay alineación entre las distintas vicepresidencias; ahorro de recursos porque se reducen las pérdidas y hay una administración más eficaz. También se previenen imprevistos y se mejora el aprendizaje organizacional y los controles internos.

Mapa de riesgos
Temas:Gestion de Riesgo

Comentarios