Fortalecer la banca: el plan de Perú para combatir lavado de activos

Por Deicy Pareja, el 23 de enero, 2019

Perú, al igual que los demás países de América Latina, ha sufrido por causa del narcotráfico, por lo cual priorizó en su Gobierno un plan para combatir a las organizaciones criminales dedicadas al delito de lavado de activos y financiación del terrorismo.

La Unidad de Inteligencia Financiera del Perú (UIF) anunció que combatirá estos delitos, cada vez que los delincuentes pretendan usar el sistema legal para movilizar activos, lo que “nos da una oportunidad para descubrir e investigar sus operaciones, llevar a los responsables ante la justicia, despojarlos de sus bienes y, finalmente, utilizar dichos bienes para fortalecer a las instituciones que luchan contra ellos”.

El Plan Nacional de Lucha contra el Lavado de Activos y el Financiamiento del Terrorismo busca fortalecer la prevención, la detección y la represión penal, además, “constituye un esfuerzo técnico realizado por las principales instituciones que combaten estos delitos en nuestro país, habiéndose conjugado el trabajo de 21 instituciones del Estado con la participación de un similar número de entidades y especialistas del sector privado, los cuales buscamos combatir estos delitos en forma más efectiva y eficiente”.  

La lucha contra el lavado de activos y la financiación de terrorismo de Perú tiene como prioridad proteger la integridad y estabilidad del sistema financiero, reducir la capacidad económica del crimen organizado y el terrorismo, así como contribuir a la lucha contra la corrupción.

Prevención, detección y represión penal.


Prevención: De acuerdo con  la Unidad de Inteligencia Financiera del Perú (UIF) esta es la primera barrera en la lucha contra el lavado de activos y la financiación del terrorismo. Por ello, el plan apunta a proteger al sector financiero de ser utilizados para fines delictivos.

Por esta razón, el Gobierno peruano anunció que amplió los controles como la ratificación de convenciones internacionales, la sanción de la normativa (que tipifica los delitos, determina la lista de sujetos obligados y establece las obligaciones primarias), la regulación de la misma, el desarrollo y la implementación de políticas, procedimientos y controles internos, y el ejercicio de la capacidad supervisora y sancionatoria a nivel administrativo.

Detección:  esta fase debe  identificar la ocurrencia de hechos vinculados con lavado de activos y financiación del terrorismo, por medio de  alertas de operaciones inusuales, el reporte de operaciones sospechosas, las acciones de análisis financiero y la inteligencia policial. 

“En el centro de la detección de lavado de activos y financiación del terrorismo se encuentra la Unidad de Inteligencia Financiera, la cual opera como puente entre los sujetos obligados y el aparato represivo penal, recibiendo, analizando y diseminando información para fines investigativos, con la responsabilidad de garantizar a su vez el mantenimiento de la confidencialidad de la información reservada”.

Represión Penal: busca sancionar penalmente a las personas involucradas en lavado de activos y financiación del terrorismo, por medio de investigación penales, juicios y penas (multa o cárcel) incautación y decomiso, así como extinción de dominio de bienes usados para el anrcotráfico.

Abreviaturas sobre lavado de activos

 

Temas:Prevencion de fraude

Comentarios