Evite el lavado de activos en el sector real

Por Hugo Ángel, el 02 de noviembre, 2018

¿Es posible que una empresa del sector real sea usada por criminales para ocultar el lavado de activos y la financiación del terrorismo? La respuesta es sí, estas redes cada vez más usan este tipo de compañías para evadir a las autoridades.

Este modus operandi es más común de lo que se cree, pese a que muchas personas piensan que debe ser una preocupación solo del sector financiero, que de hecho, tiene más controles y leyes de parte de los gobiernos.

Una empresa del sector real, a la hora de protegerse de ser usada por redes de lavado de activos, debe diseñar una política de gestión de riesgo estructurada  y conocer los peligros y los procesos. Las entidades que no tienen en cuenta estos factores son más propensas a estar involucradas en acciones ilegales, y si eso pasa, deberán enfrentar multas, sanciones, detenciones y hasta extinción de dominio. Lo que podría representar la quiebra.

Una organización, además, deberá tener mecanismos de autorregulación para así establecer qué medidas preventivas  tomará para facilitar la transparencia en sus procesos.

La Unidad de Información de Análisis Financiero (UIAF) en su informe ‘Evite que lo involucren en operaciones de lavado de activos o financiación del terrorismo’, recomienda que es importante determinar si el servicio que ofrece la empresa puede ser utilizado para el lavado de activos o para otras actividades delictivas.

“Un ejemplo es el servicio de transporte que puede ser utilizado para trasladar armamento, dinero en efectivo o sustancias ilícitas; las prenderías o casas de empeño son útiles, pues el lavador puede adquirir bienes usados de fácil comercialización o depositar estos mismos artículos a cambio de dinero en efectivo”, detalla el informe.

La UIAF recomienda que en caso de que las empresas de transporte pueden implementar procesos y procedimientos como inspecciones físicas (manual con máquinas) para evitar que estas situaciones se presenten, y si ocurren, puedan ser detectadas a tiempo e informadas a las autoridades.

La UIAF recomienda para las empresas que establezcan relaciones comerciales con nuevos clientes (personas naturales o jurídicas), indagar por la actividad económica, antecedentes y experiencia en el sector. Igualmente, “estar atento a situaciones o solicitudes que por su monto, localización geográfica puedan resultar inusuales frente a lo que se conoce de otros clientes o frente a las características del mercado que opera”.

En definitiva, las empresa deben conocer a sus clientes, analizar  actividades sospechosas y alertar a las autoridades sobre estas, de no hacerlo, podrían resultar involucrados en  lavado de activos y pagar un precio muy alto.

 ABC de lavado de activos

 

Temas:Gestion de RiesgoPrevencion de fraude

Comentarios