Evalúe si su empresa está en riesgo por falta de innovación

Por Hugo Ángel, el 13 de julio, 2018

Conozca tres casos emblemáticos de empresas líderes en el mercado mundial, que se fueron a pique por no analizar su entorno.

Se trata de Blockbuster, Kodak y Nokia, que tras absorber grandes mercados, olvidaron innovar. Estos casos dejan grandes lecciones.

Por ello, a la hora de realizar un análisis de riesgo financiero, una compañía deberá estudiar todos los factores y centrarse en los cambios de su entorno. Entre mayor información tenga la organización, mejores decisiones de inversión tomará para anticiparse al futuro y tener la capacidad de adaptarse a los cambios del mercado, de la tecnología y la innovación.

Una firma, así sea exitosa, no podrá quedarse en el presente, debe adaptarse y anticiparse a la transformación digital. De lo contrario, no podrá llevarle la delantera a sus competidores ni garantizar el éxito en el futuro.

Blockbuster, que alquilaba vídeos originales en un local, es uno de los casos más emblemáticos de firmas exitosas que no identificaron los cambios digitales y se fueron a pique. Esta compañía pasó de tener 9.000 tiendas en el mundo, a solo una.

Debe leer: ¿Por qué es importante analizar los riesgos financieros?

Precisamente, este fin de semana la firma cerrará dos de los tres videoclub que le quedan en Estados Unidos. El negocio dejará de funcionar cuando terminen el inventario que les queda.

Blockbuster inauguró su primera tienda en 1985  y creció de forma desmedida una década después, tanto que tuvo sus tiendas repartidas en nueve países y llegó a ser la cadena de alquiler de vídeos más grande del mundo, pero entró en bancarrota en 2010.

Blockbuster no analizó las amenazas


Esta marca sobrevivió a la piratería, pero no analizó la amenaza de la llegada del internet de banda ancha, y en el año 2000, la millonaria firma recibió la propuesta del fundador de Netflix, Reed Hastings, de trabajar en un nuevo modelo de negocio: alquiler de vídeos por medio de una suscripción mensual.

Sin embargo, John Antioco, presidente de la junta directiva de Blockbuster, se burló del negocio y le pidió a Hastings que se fuera de su oficina, al menos esa fue la historia que se  filtró en los medios de comunicación.

En ese entonces, Netflix era solo una pequeña empresa, que vendía suscripciones a sus clientes a cambio de una cantidad ilimitada de películas y series, que recibían online o por correo postal.

Mientras tanto, el modelo de negocio de Blockbuster consistía en cobrar por el alquiler de películas y para sus dueños, el negocio estaba en las penalidades por retrasos en la devolución de estas. Por eso, para Antioco, Netflix era un modelo de negocio absurdo, porque no tenía en cuenta la penalidad por el retraso.

Blockbuster no se detuvo a analizar los riesgos, porque solo se enfocó en que su modelo de negocio marchaba bien, no se adelantó al futuro ni se adaptó a la tecnología.

Kodak, otro caso

En la década de los 60, Kodak vendía el 90 por ciento de los rollos de películas y papel para revelar fotos en Estados Unidos, así como cámaras fotográficas análogas.

Esta marca, en 1975 creó la primera cámara digital, pero por pensar en el negocio de los rollos de películas y papel para revelar, estimaron que no era rentable impulsar ese tipo de cámara y desecharon la idea. Ese error permitió que LG, Sony, Samsung y Panasonic acabaron con su monopolio a la vuelta de dos años.

Nokia, tampoco vio más allá

Por más de una década, Nokia fue la firma líder de teléfonos móviles en el mundo. A inicios del 2000, esta marca sorprendió con los diseños de sus teléfonos y por la capacidad de tomar fotografías, grabar vídeos caseros, reproducir música y de tener juegos. 

No obstante, en el 2011 perdió más del 40 por ciento del mercado en el mundo, después de que Steve Jobs presentara el iPhone (2007) y Samsung, el sistema operativo Android (2008).

Los smartphones con sus pantallas táctiles quebraron a un líder que despertó demasiado tarde. Microsoft compró a Nokia en 2013, pero  después decidió no seguir utilizando esa marca.

En definitiva, estas compañías que fueron líderes en el mercado, quebraron por la incapacidad de adelantarse al futuro y por la lentitud con la que respondieron a los cambios en el entorno.

Blockchain, bitcóin y el futuro de los bancos

Debe leer: ¿Delincuentes usan criptomonedas para lavar activos?

Estas son las lecciones que deja el caso de Interbolsa

Descargue aquí una guía para combatir ataques cibernéticos

Temas:Riesgo Financiero

Comentarios