Estudio de Caso: La caída del Banco Riggs

Por Nicolas Montoya, el 22 de septiembre, 2017

Riggs, la entidad bancaria más antigua de Washington, fundada en 1840 y conocida por ser el banco de Abraham Lincoln, desapareció a mediados del 2000 tras una muy mala gestión de riesgos.

Estas deficiencias se evidenciaron tras una investigación del Senado, que resumió las faltas del Banco Riggs en dos principales aristas: las cuentas de Augusto Pinochet y las cuentas de Guinea Ecuatorial.

AUGUSTO PINOCHET

AUGUSTO PINOCHET

Entre 1994 y 2002, mientras cumplía una condena de arresto domiciliario, el expresidente de Chile Augusto Pinochet abrió seis cuentas en el Banco Riggs y depositó millones de dólares en ellas. El banco nunca puso mayor obstáculo ni cuestionó el origen del dinero de Pinochet. Todo lo contrario, Riggs facilitó la manipulación de cuentas del exmandatario, quien creó varias corporaciones para usar sus distintos nombres y disfrazar el control de las diversas cuentas que tenía a su disposición.

GUINEA ECUATORIAL

Entre 1995 y 2004, el Banco Riggs administró más de 60 cuentas para el gobierno de Guinea Ecuatorial, así como para sus oficiales y sus respectivos familiares. Con una gestión parecida a la del caso de Pinochet, el banco prestó muy poca atención a sus obligaciones para mitigar los riesgos del lavado de activos. La supervisión de las cuentas del país era tan laxa que llegó a permitir la transferencia de más de 1 millón de dólares de la cuenta de petróleo de Guinea Ecuatorial en Riggs a otro banco.

Tras los escándalos de Pinochet y Guinea Ecuatorial, el subcomité de investigación del Senado llegó a la conclusión de que estas cuentas no habían sido tratadas de manera excepcional, sino que eran el resultado de un programa de prevención de lavado de activos con una larga historia de deficiencias graves. Entre estas fallas se encontraban:

  • Incapacidad de identificar todas las cuentas asociadas con un determinado cliente.
  • Ausencia de un sistema para detectar cuentas de alto riesgo.
  • Información inadecuada de clientes.
  • Falta de una política definida para manejar cuentas relacionadas a figuras políticas extranjeras.
  • Falta de monitoreo para transferencias bancarias.
  • Mal sistema de reporte y detección de operaciones sospechosas.
  • Auditorías internas incompletas y fuera de fecha.
  • Entrenamiento inadecuado de prevención en lavado de activos.

Estas deficiencias se habían encontrado repetidas veces en examinaciones regulatorias, pero el banco solo postergaba todo tipo de esfuerzo para reparar su situación.  Por esa razón, entre las lecciones por aprender del caso Riggs, se concluyó que las sanciones regulatorias pudieron haber sido aplicadas mucho antes y así se hubiera evitado semejante caos. Después de todo, es muy tentador para bancos con limitaciones geográficas.

Los casos más impactantes de fraude financiero

guia-gratuita-señales-de-alerta-para-prevencion-de-lavado-de-activos

Temas:Casos de estudioPrevencion de fraude

Comentarios