Conozca por qué la ISO 37301 sustituirá a ISO 19600

Por María Camila Arévalo J., el 10 de junio, 2020

h_ISO_19600_standard_regulatory_compliance_good_governance

en septiembre de 2018 se acordó revisar ISO 19600 como un estándar de requisitos (con un nuevo número, ISO 37301).

El trabajo fue asignado al Grupo de Trabajo 4 (WG4) ISO / TC 309 y la finalización de la norma está programada para finales de 2020, aproximadamente en octubre.

En definitiva, el estándar ISO 37301 sirve como una guía para las organizaciones que desean implementar un sistema de gestión de cumplimiento o de compliance, o también, para aquellos que estén buscando comparar el sistema que tienen implementado con las mejores prácticas internacionales estandarizadas.

Por lo tanto, en el caso de que su organización realice evaluaciones periódicas de riesgos, con bastante probabilidad observen que el riego asociado al cumplimiento corporativo, se clasifica continuamente como uno de los riesgos más importantes.

Es por ello, que la implementación y certificación de un sistema de gestión de compliance estandarizado, con casi total seguridad ayudará a las organizaciones a mantener la integridad y garantizar el cumplimiento de todas las normativas y regulaciones de aplicación de manera sistemática, estructurada y proactiva.

ISO 37301 de sistemas de gestión de cumplimiento. Alcance de la norma

La norma ISO 37301 especificará los requisitos de este sistema de gestión y, además, proporcionará orientación sobre su uso, con objeto de poder desarrollar, establecer, evaluar, mantener, implementar y mejorar un sistema de gestión de compliance efectivo dentro de una organización.

Como en muchas de las normas, los requisitos tienen un carácter general, ya que tienen como finalidad, que pueda ser aplicada o implementada a cualquier tipo de organización o entidad.

Es decir, independientemente del tamaño, número de empleados, sector, tipo de empresa, actividad, pública, privada o sin fines de lucro.

Será, como todas las normas ISO, una norma internacional de aplicación voluntaria, y que estará basada en los principios fundamentales de buena gobernanza, proporcionalidad, sostenibilidad y transparencia.

Por supuesto, y como ya hemos adelantado en el apartado anterior, será certificable, por lo que cualquier empresa podrá acreditar que dispone de un sistema de gestión de compliance implementado, en base a la norma ISO 37301.

No hace falta mencionar, que la certificación de su sistema de gestión de cumplimiento por parte de un tercero independiente no solo brinda seguridad a las partes interesadas, sino que, además, también permite que las empresas detecten el potencial de mejora, lo cual incrementa la efectividad del sistema de gestión.

En definitiva, la implementación de la norma ISO 37301 garantizará en gran medida que la entidad está cumpliendo las regulaciones, leyes, normas, reglamentos o códigos de conducta que le corresponden de manera específica.

Y esto es posible, porque un sistema de gestión de compliance, permite determinar cuáles son los documentos realmente relevantes en toda la empresa, incluyendo un seguimiento y mejora continua del sistema de gestión, lo cual la mantiene al día frente a cualquier cambio legislativo.

Nueva llamada a la acción

Comentarios