Conozca la importancia de la gestión de riesgos dentro de las empresas

Por María Camila Arévalo J., el 29 de mayo, 2019

h_-21

Contar con un plan de gestión de riesgos es algo que la mayoría de las organizaciones, por no decir todas deberían tener, debido a que esta es la forma en la que se protegen interna y externamente.

Pero antes que nada es importante definir que los riegos son todos aquellos que se puedan presentar dentro de la compañía, ocasionando desequilibrio o desajustes en algunos de los procesos que se llevan a cabo.    

Para evitar que este tipo de problemas puedan alterar el normal funcionamiento dentro de la compañía se debe estructurar un método de gestión de riesgos que evite que se puedan presentar, y en caso de que llegara a suceder no afecte de manera directa o traiga mayores consecuencias. 

“La experiencia nos ha servido para confirmar que la gestión eficaz de los riesgos debe estar basada en el tratamiento y el control primero preventivo y, posteriormente, detectivo, de tal forma que conozcamos en todo momento el nivel de control que tenemos en las organizaciones y vincular la toma de decisiones y estrategias al perfil de riesgos determinado por la empresa”, afirma Isabel Caseres, Fundadora y presidenta de Caseres Asesoría Actuarial y de Riesgos.

¿Por qué es importante?

Anteriormente la gestión de riesgos estaba muy relacionada con lo que ocurría directamente con el sistema financiero, sin embargo, con el paso de el tiempo esto cambió y se ha entendido que el control preventivo es esencial en cada uno de los procesos de las compañías, pues esto ayuda a prever las situaciones que se puedan presentar en el futuro y en caso de que llegará a ser así se contaría con un plan que ayudaría a mitigar los daños que se podrían presentar.

Por otro lado, se debe tener en cuenta que la gestión no solo se basa en identificar y valorar los riesgos, sino que debe existir un estudio cualitativo y cuantitativo previo que este ligado con las metas de la firma.

La gestión de riesgos es toda la organización, es cultura, es transparencia interna y externa y, sobre todo, es la capacidad de la alta dirección de transmitir esa cultura a toda la empresa con una adecuada toma de decisiones, basada en un eficiente análisis coste beneficio, vinculado a los objetivos estratégicos de la propia organización”, sostiene Cáceres.

Etapas para la administración de riesgo:

  • Contexto estratégico: determinar los factores externos e internos del riesgo.
  • Identificación: identificación de causas, riesgo, consecuencias y clasificación del riesgo.
  • Análisis: Calificación y evaluación del riesgo inherente.
  • Valoración: identificación y evaluación de controles; incluye la determinación del riesgo residual.
  • Manejo: determinar, si es necesario, acciones para el fortalecimiento de los controles.
  • Seguimiento: evaluación integral de los riesgos.

Fuente: Secretaría de Hábitat, Alcaldía Mayor de Bogotá.

También es importante entender que la gestión de riesgo se debe realizar en forma conjunta, acá el trabajo en equipo es fundamental, ya que de esta manera se agilizaría los procesos y se evitará que las partes se pisen entre si generando más caos del que pueda existir. Uno de los métodos que podría funcionar es realizar reuniones periódicamente con las áreas involucradas para compartir entre sí análisis y conclusiones. 

Nueva llamada a la acción

Temas:Gestion de RiesgoRiesgo OperacionalRiesgo Reputacional

Comentarios