Conozca cinco estrategias para gestionar riesgos

Por María Camila Arévalo J., el 21 de junio, 2019

definicion_de_las_respuestas_a_los_riesgos

Cualquier organización sin importar el sector en que se enfoca o su tamaño no está exenta de sufrir algún tipo de riesgo que pueda afectar su desempeño y el cumplimiento de sus objetivos.

Actualmente muchas empresas están optando por implementar en su modelo de negocio el manejo de riesgos, con el fin de poderse adelantar a los hechos y evitar que se puedan presentar afectaciones en sus procesos.

Así como existe un plan para llevar a cabo la gestión de riesgo y los pasos que se deben tener en cuenta para que su ejecución sea exitosa, también hay unas estrategias claves que lo ayudarán a lograr lo propuesto.

A continuación, le presentamos algunas que le serán útiles en temas de eficiencia:

Aceptación del riesgo

Consiste en identificarlo y reconocerlo, pero el riesgo o riesgos que se definen acá son aquellos que no representan impedimentos para el cumplimiento de los objetivos y que se pueden convivir con ellos. Pero, es importante entender que no se trata de aceptarlos y dejarlos ahí, si no por el contrario se debe crear una estrategia para convertir el riesgo en algo adaptable dentro de las funciones que se llevan a cabo día a día en la empresa.

Se acepta que el riesgo se podría a dar y con base en esto se crea un plan de acción enfocado en que pueda ocurrir.

Mitigación del riesgo

Con esta técnica se busca disminuir la probabilidad de que se presente un riesgo o reducir el impacto que se este podría causar dentro de la compañía. Lo que quiere decir esto es que, en caso de presentarse, los efectos no serán tan grandes, porque se ya se cuenta con una estrategia para que se implemente.  Normalmente las compañías la utilizan cuando los riesgos son irrevocables o no dependen directamente de la organización.

Transferencia del riesgo

Sucede cuando el riesgo se transmite a otra área de la organización o a alguna empresa filial. Normalmente se trata de un riesgo que se puede compartir entre empresas asociadas o que tienen algún tipo de vínculo.

Explotación del riesgo

Muchas veces los riesgos pueden ser vistos como una oportunidad de mejora dentro de la organización. Si en caso tal se llega a presentar en este caso no se busca mitigarla o eliminarla, si no por el contrario se trata de que la compañía se centre en el problema y le saque el mayor provecho.

Esto puede traer designación de personal cualificado, mayor inversión o la creación de un plan que ayude a evitar que se vuelva a presentar.

Supresión del riesgo

Aunque la mayoría de las veces no sucede, en ocasiones las empresas logran que se pueda eliminar definitivamente el riesgo.

¿Cuándo sucede esto? Se da cuando el trabajo de previsión ha conseguido implementar de manera exitosa la solución por medio de la obtención de datos claves, apoyo a los expertos, añadidura de recursos extra o haciendo mejoras dentro del plan ya pactado.

Hay que tener en cuenta que este tipo de estrategias pueden generar riesgos secundarios que también deben contar con una previa planificación, de acuerdo a como estén clasificados.

Por otro lado, es importante entender que cada empresa es libre de elegir de que manera quiere manejar los riesgos, considerando sus necesidades.

Las anteriores estrategias planteadas tienen sus ventajas y desventajas y en ocasiones muchas firmas terminar utilizando los cinco tipos de estrategias para tener una gestión completa y eficaz.

Las empresas, en cualquier momento, pueden enfrentar un evento que dañe su reputación e imagen, por esa razón, deben estar preparadas para el manejo de crisis y considerar escenarios, tener trazado un plan de medios y voceros para ponerle frente a la situación y evitar la pérdida de clientes, la participación en el mercado, así como una imagen negativa.

Nueva llamada a la acción

Temas:Gestion de RiesgoRiesgo OperacionalRiesgo ReputacionalRiesgo FinancieroGobierno, Riesgo y Cumplimiento (GRC)

Comentarios