¿Cómo gestionar el riesgo crediticio?

Por Juan Pablo Calle, el 28 de febrero, 2018

En cualquier entidad bancaria, los riesgos están a la orden del día. Son una realidad que debe enfrentarse. ¿Pero cómo hacerlo? Aquí le explicamos.

El riesgo de crédito es uno de los principales riesgos financieros. Este riesgo se puede definir como el potencial incumplimiento generado por la imposibilidad real o el rechazo voluntario de un cliente para cumplir sus compromisos.

El incumplimiento es la principal preocupación de los gestores que administran el grado de exposición al riesgo en una cartera de clientes de un banco.

Para reducir o mitigar el riesgo crediticio, es necesario enfocarse en dos aspectos: la reducción y la protección. En ese sentido, la mejor estrategia es tomar acciones que vuelvan más seguras las decisiones de crédito. De esa manera se maximiza el aprovechamiento de buenas oportunidades de negocio y se reduce la posibilidad de que ocurra cualquier tipo de riesgo financiero.

Algunas de esas acciones son las siguientes:

  • Invertir en capacitación de personal. El equipo de gestores de riesgo debe tener la capacidad de reconocer los riesgos de las operaciones de crédito. Para que todos estén en la misma sintonía, se deben establecer lineamientos y parámetros específicos que habiliten el conocimiento de las personas encargadas.
  • Conciliar la cultura de riesgo con las características del negocio o del sector económico de la empresa.
  • Facilitar una comunicación directa y eficaz entre los clientes y el área de crédito.
  • Automatizar el flujo de informaciones y procesos, de manera que las decisiones se tomen más rápido.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la mejora en el proceso de decisión de un crédito no implica que se eviten los factores imprevistos. Por eso hay que emplear herramientas que ayuden a prevenir los problemas de incumplimientos inesperados, como los seguros de crédito.

Mejores prácticas para controlar el riesgo de crédito

El primer paso en la administración del riesgo de crédito es conocer el riesgo general del banco: individuos, clientes y cartera.

Aunque los bancos intentan gestionar de forma integrada los perfiles de crédito, a veces alguna información queda dispersa en las diferentes unidades de negocio. Cuando no se hace un evaluación exhaustiva de ella, los bancos no pueden medir con precisión los riesgos o prever si las reservas cubrirán las posibles pérdidas financieras a corto plazo.

La clave para mitigar el impacto y controlar el riesgo es emplear una solución tecnológica, como un sofware de riesgo, que ayude a gestionar las amenazas de forma integrada y cualitativa. Este tipo de solución debe tener las siguientes características:

  • Adaptabilidad metodológica.
  • Integración a los procesos de la compañía.
  • Priorización de riesgo asignando puntajes y control de límites.
  • Datos que aporten información relevante para tomar decisiones estratégicas.
  • Capacidad de visualización de datos.
  • Asignación de responsabilidades.
  • Actualización según la normativa local e internacional.

Aunque la mejor solución será utlizar un software que sistematice el proceso y lo haga menos dispendioso, hay una opción menos eficaz y con muchas limitaciones, pero fácil de manejar: las matrices de riesgo y controlHaciendo clic a continuación podrá descargar una de forma gratuita.

La guía de métodos para gestionar el riesgo operativo

Temas:Riesgo Financiero

Comentarios