Aprenda a identificar los riesgos estratégicos de su empresa

Por Hugo Ángel, el 17 de octubre, 2018

Los riesgos estratégicos se pueden controlar, pero no eliminar. Dependen de la actividad propia de la organización y del entorno donde esta opera, por ello, para mitigar las amenazas y no ir a la quiebra, las compañías deben realizar una evaluación constante de los impactos, medir avances y retrocesos.

Cada empresa debe definir sus riesgos, hacer una lista de estos, analizarlos y darles prioridad a los más altos para hacer una adecuada gestión de los mismos y mitigar las consecuencias. Una clave para priorizar las amenazas es analizar el impacto y la probabilidad de ocurrencia de cada una para diseñar estrategias, así como planes de acción. 

En este artículo conocerá qué tener en cuenta para realizar un análisis de amenazas de su compañía. Para comenzar, usted debe saber que un riesgo es la manifestación de todo lo que afectaría el logro de las estrategias y objetivos trazados de la compañía.

Etapas para detectar los riesgos

1.  Analizar el contexto: la identificación comienza con el análisis del contexto tanto interno como externo de la compañía. El interno tiene que ver con todo lo que esté asociado a las estrategias y objetivo y en el externo se tienen en cuenta aspectos políticos, geopolíticos y económicos de la zona donde está ubicada la empresa, también tiene que ver con la situación país e industria.

  1. 2. Definir niveles de riesgo: una vez se conozcan los contextos, la compañía debe trazar los niveles de riesgos estratégicos, que se presentan en cada uno de los procesos y pueden interferir en el logro de la misión y visión, así como en el cumplimiento de los objetivos.

3. Estudiar el riesgo: los gestores deben analizar el riesgo, darle un nombre, describirlo, conocer las causas y efectos que puede traer para poner sobre la mesa las posibles soluciones y acciones para mitigarlo. Conocer los efectos de cada riesgo es esencial porque hay claridad sobre las pérdidas que puede significar para la organización, tanto económicas como  humanas, de información, de participación en el mercado, entre otros. 

Es necesario que conozca las diferentes clases de indicadores de riesgo que existen, lee 5 consejos prácticos para usar indicadores clave de riesgos. 

Amenazas a tener en cuenta

Entre las amenazas que una empresa debe tener en cuenta, están: la disminución de la participación en el mercado, el cambio de normativa, el impacto en el medio ambiente, la pérdida de licencias o títulos, la seguridad en la información, la competencia y la afectación en las instalaciones de la compañía.

Entre los riesgos también se debe incluir la llegada de nuevos competidores en el mercado, por lo que hay que anticiparse al futuro, también trazar nuevas tecnologías para estar a la vanguardia. La innovación es clave, por ello, las marcas deben tener la habilidad para ofrecer nuevos productos y modelos de negocio.

El riesgo operacional, otro de los que no se debe olvidar, trae pérdidas para la compañía, por causa de errores humanos o procesos inadecuados, fallas en los sistemas o defectos en el producto.

Los indicadores claves de riesgo son una especie de alarma que avisa cuando algo no está funcionando como debería. Por ejemplo, una disminución en la demanda que impacta en las ventas.

conocer y mitigar el impacto

Para mitigar, por ejemplo, el riesgo normativo, las empresas deben hacer un monitoreo constante de los proyectos que hay en el Congreso sobre cambios regulatorios y de normas, con ello se puede evitar la interrupción en las operaciones, pérdida de licencias,  así como multas o acciones legales por el incumplimiento a las nuevas normas.

La pérdida o fuga de la información es un riesgo latente en las empresas. Este podría traer muchas consecuencias como la interrupción en la operación, errores o inexactitudes en los datos financieros de la compañía, sanciones y multas, así como afectación reputacional, e incluso, fraude interno o externo.

Las empresas, en cualquier momento, pueden enfrentar un evento que dañe su reputación e imagen, por esa razón, deben estar preparadas para el manejo de crisis y considerar escenarios, tener trazado un plan de medios y voceros para ponerle frente a la situación y evitar la pérdida de clientes, la participación en el mercado, así como una imagen negativa.

Los gestores de riesgos deben tener en cuenta todos los procesos, tanto internos como externos, que generen incertidumbre y saber que un solo riesgo puede traer varias secuelas. por ejemplo, si un teléfono móvil sale defectuoso y este daño de calidad se hace viral en redes sociales, se afecta la credibilidad, así como la  reputación de la marca, lo que entorpece las campañas para atraer nuevos clientes. En definitiva, las empresas deben contemplar todos los escenarios y responder a ellos de tal forma, que haya menos impacto. 

 

El valor agregado de la gestión integral de riesgos

Temas:Riesgo Operacional

Comentarios