4 diferencias entre lavado de activos y financiación del terrorismo

Por Juan Pablo Calle, el 23 de marzo, 2018

El lavado de activos y la financiación del terrorismo son fenómenos parecidos, pero con múltiples diferencias. Aquí le explicamos las principales.

Un sistema de prevención del lavado de activos y la financiación del terrorismo debe tener en cuenta las particularidades de cada uno de estos delitos. A pesar de que ambas expresiones parecen semejantes, se diferencian por su motivación, intención y origen de los recursos.

1. Motivación

La expresión lavar dinero constituye una acción pasada ilegal que produjo beneficios económicos ilícitos. Por tanto, la principal motivación del blanqueo de capitales consiste en lucrarse de las actividades criminales.

Mientras tanto, el financiamiento del terrorismo se refiere a una acción futura ilegal: no se trata de esconder el origen de fondos producidos por acciones ilegales pasadas ni de disfrutar en el futuro de las ganancias, sino de recaudar dinero de cualquier manera, legal o ilegal, para realizar actos terroristas en un futuro próximo. Por eso, la motivación de la financiación del terrorismo es más ideológica que lucrativa.

2. Intención

Las etapas del lavado de activos se entienden como un proceso por medio del cual recursos ilegales se integran en el sistema financiero. Ese dinero se incorpora a la economía formal a través de movimientos múltiples: compra de empresas fachada, inversión en inmuebles o proyectos comerciales. De esta manera, los narcotraficantes burlan a las autoridades y disfrutan de los beneficios de sus acciones criminales. Por eso, su intención principal es ocultar dinero ilícito con el único fin de producir más dinero

Por su parte, la financiación del terrorismo no busca esconder dinero producido de forma ilícita, sino encontrar recursos para financiar hechos criminales que pretenden intimidar a un Estado o a una población a través del miedo, de la violencia y de la coacción.

3. Fuente de financiación

La principal diferencia entre lavado de dinero y la financiación del terrorismo es el origen de los fondos.

Por un lado, el financiamiento del terrorismo consiste en la colecta de capital para llevar a cabo actividades terroristas. Por su parte, lavado de dinero se refiere a un proceso que utiliza un criminal para aparentar la legalidad de sus recursos ilícitos.

Así, la financiación del terrorismo utiliza el recaudo de dinero con propósitos políticos ilegales, pero la fuente de esos recursos no necesariamente es ilegal. Los terroristas pueden obtener financiación a través de patrocinadores gubernamentales, contribuciones asociativas, donaciones e incluso ejerciendo actividades comerciales legítimas. Por supuesto, también se apoyan en negocios ilegales, como el crimen organizado, el contrabando o la evasión.

En contraste, el lavado de dinero siempre implica una fuente ilegal de recursos, pues su intención no es el recaudo sino la acumulación.

4. Ciclo de vida

Con base en los puntos anteriores, puede concluirse que el ciclo de vida de uno y otro tampoco es el mismo. El del lavado de activos opera de manera cíclica: el dinero que recauda el narcotráfico se introduce a la economía, se oculta en diversas transacciones y luego se reincorpora al sistema financiero. Ese dinero, una vez tenga apariencia de legítimo, se reutiliza para financiar nuevas acciones ilegales que ayuden a generar más dinero ilícito, con lo cual se repite el mismo proceso de "blanqueamiento".

En la financiación del terrorismo el ciclo de vida es lineal:  se consiguen los fondos, estos se colocan en el sistema económico, se ocultan y se integran al sistema financiero con el fin de que luego sean usados con fines terroristas. Es decir, que los recursos no necesariamente se reinvierten para generar mayores ganancias, sino para utilizarlos prácticamente en las actividades de la organización.

En la tabla de abajo se resumen estas diferencias entre lavado de activos y la financiación del terrorismo.

 

tabla-como-identificar-y-disenar-indicaciones-de-riesgo.jpg

Aunque estos dos fenómenos se diferencian en muchas maneras, a menudo se concretan a través de las mismas vulnerabilidades del sistema financiero.

Tanto los terroristas como los narcotraficantes usan técnicas de anonimato para evadir la atención de las autoridades y para proteger la identidad de sus patrocinadores o beneficiarios. De cualquier forma, las transacciones asociadas con la financiación del terrorismo tienden a llevarse a cabo en pequeñas cantidades. Por eso, cuando los terroristas recaudan dinero de fuentes legítimas, el rastreo del origen de estos recursos se hace muy difícil.

Sin embargo, existe un conjunto de buenas prácticas de prevención de lavado de activos y de la financiación del terrorismo, como la segmentación de clientes, procesos como el KYC (Know your costumer), el registro de clientes o la gestión de operaciones inusuales que permiten controlar y monitorear cualquier transacción sospechosa.

¿Quiere saber más sobre prevención de lavado de activos? Haga clic abajo y descargue gratis nuestra guía de señales de alerta.

guia-gratuita-señales-de-alerta-para-prevencion-de-lavado-de-activos

 

Temas:Prevencion de fraude

Comentarios