3 enfoques para medir el riesgo operacional

Por Juan Pablo Calle, el 13 de abril, 2018

h_como_medir_el_riesgo_operativi
En este artículo le explicamos los diferentes enfoques para medir el riesgo operativo en una organización. ¡Conózcalos!

Según el Comité de Basilea, existen tres formas de medir el riesgo operacional: el enfoque de indicador básico (BIA), el enfoque estándar (SA) y el enfoque de medición avanzada (AMA). Aquí le explicamos cada uno de ellos.

Enfoque de indicador básico para medir el riesgo operacional

El enfoque de indicador básico es mucho más simple que las otras técnicas para medir el riesgo operativo y por eso es recomendable para entidades financieras pequeñas cuyas operaciones no son muy complejas.

Este método calcula el riesgo operativo para toda la organización y después asigna el resultado a las líneas operativas. El indicador básico se mide como un porcentaje del ingreso bruto sobre el de los tres años anteriores.

Hay varias razones por las cuales este indicador se calcula a través del ingreso bruto. En primer lugar, este es verificable. En segundo lugar, porque tiene disponibilidad inmediata y, además, por el hecho de ser una medida contra-cíclica que ayuda a dimensionar de manera confiable el tamaño de las actividades.

Enfoque estándar para medir el riesgo operacional (SA)

Según este método para medir el riesgo operativo, las actividades de los bancos están divididas en ocho líneas de negocio: finanzas corporativas, ventas y negociación bursátil, banca minorista, banca comercial, pagos y liquidaciones, servicios de agencia, administración de activos y corretaje minorista.

Dentro de cada línea de negocio, el ingreso bruto sirve como indicador para medir la escala de las operaciones comerciales y, por tanto, para calcular la posible exposición al riesgo operacional en cada línea.

Para calcularla se toma el promedio de los tres años de la suma de los cargos de capital regulatorio por cada línea operativa en cada año.

Para utilizar el enfoque estándar, un banco debe cumplir con ciertos requisitos:

  • Tanto la junta directiva como la alta dirección deben estar involucradas en la supervisión del marco de gestión del riesgo operativo.
  • Debe tener un sólido sistema de gestión de riesgo operacional que sea implementado integralmente en la compañía.
  • Debe tener suficientes recursos para usar este enfoque en las principales líneas de negocio, así como en las áreas de control y auditoría.

Enfoque de medición avanzada (AMA)

De los tres enfoques para medir el riesgo operacional, este el método más sofisticado. Con el modelo AMA, los bancos pueden crear su propio modelo empírico para cuantificar el capital requerido para el riesgo operacional.

Un marco AMA debe incluir el uso de cuatro elementos cuantitativos para su elaboración: datos internos de pérdidas, datos externos, análisis de escenarios y entorno empresarial o factores de control interno.

Dentro de los modelos AMA existen tres tipos diferentes de metodologías: enfoque de medición interna (IMA), enfoque de distribución de pérdidas agregadas (LDA) y cuadros de mando (scorecards).

En CERO, el enfoque de medición avanzada (AMA) es el que utilizamos para hacer estimación de capital para riesgo operacional con base en la metodología de distribución de pérdidas agregadas (LDA). Este enfoque nos permite establecer sistemas de mejora continua, predecir las pérdidas esperadas por la organización durante un periodo de tiempo, definir indicadores y umbrales de pérdida, además de crear escenarios para simular eventos catastróficos.

En nuestro brochure de productos explicamos detalladamente cómo la hacemos. Haga clic abajo y descárguelo gratuitamente para que entienda de forma clara cómo se lleva a cabo la implementación de este enfoque para medir el riesgo operativo.

Descargue aquí una guía para combatir ataques cibernéticos

Temas:Gestion de Riesgo

Comentarios