Academia cero apetito de riesgo de su compañia

Evalúe el apetito de riesgo de su compañía

Apetito de riesgo de su compañía

Introducción 

La gestión de riesgos incluye identificar, evaluar y medir las amenazas que podrían afectar los objetivos de la organización, pero conociéndolas a fondo, también podrían convertirse en una oportunidad a favor de la compañía.

Identificar el riesgo en una organización ayuda a dar eficiencia en las operaciones financieras, a mejorar el desempeño de la compañía y a darle mayor valor a los procesos porque las incertidumbres se convierten en oportunidades y la organización se alinea con su entorno incierto.  

En un mundo globalizado, las compañías deben trazar planes de gestión de riesgos que incluyan las nuevas tecnologías, las normas, los cambios en el mercado y en el país donde operan para identificar, analizar las incertidumbres y convertirlas en oportunidades para dar valor a la marca.

Una vez una empresa identifique y analice los riesgos, debe trazar los límites de aceptación de riesgos, saber qué tantos riesgos está dispuesta a aceptar en la búsqueda de valor para alcanzar las metas, de acuerdo con la capacidad de la empresa y políticas de riesgo.

Antes de trazar el apetito de riesgo es necesario delimitar la tolerancia al riesgo que la empresa puede asumir, lo que depende, en parte, del capital y la capacidad de endeudamiento. Una vez se determine el nivel de riesgo que enfrenta la empresa, se sabrá qué tantos recursos y esfuerzos se requieren para manejar y mitigar un posible impacto.

En este especial usted sabrá qué es un apetito de riesgo, cuál es la diferencia con la tolerancia de riesgos, qué tener en cuenta a la hora de analizarlo y cómo usarlo para no pecar por no innovar ni por exceder los límites en su organización.

¿Qué es apetito de riesgo?

Es la capacidad que tiene una organización para asumir los riesgos en la búsqueda del cumplimiento de sus objetivos. Hace referencia a la exposición de impactos que la empresa está dispuesta a afrontar o aceptar para alcanzar sus metas; además, es la forma cómo se prepara una compañía para enfrentar la sostenibilidad de la entidad de manera consciente, sistemática y disciplinada.

 Si bien, la junta directiva de una empresa sabe hasta dónde puede llegar, el apetito de riesgo es ignorado, a la hora no solo de gestionar riesgos sino también de establecer y evaluar  prioridades estratégicas.

qué es apetito de riesgo

*Gráfica tomada del artículo Apetito de Riesgos, de La Fábrica de Pensamiento del Instituto de Auditores Internos de España.

El apetito de riesgo de una empresa depende de su industria, mercado, capacidad económica y de su cultura organizacional. Si bien, delimitar el apetito de riesgo es una obligación normativa, una organización debe saber que más allá de cumplir con la ley, es un elemento estratégico que contribuye a las buenas decisiones empresariales y fortalece el gobierno corporativo, así como la supervisión de riesgos.

El nivel de riesgo que la empresa está dispuesta a asumir, conduce a la toma de decisiones, de acuerdo a los objetivos estratégico de una organización; también se debe tener en cuenta la capacidad económica y las posibles pérdidas, por ejemplo, si la probabilidad es del 50 por ciento o más, la compañía debe abstenerse de invertir. Debe analizar si puede tolerar esos riesgos o si la llevarían a la quiebra.

Diferencia entre apetito de riesgo y tolerancia de riesgo

Las empresas suelen confundir estos dos términos. Mientras el apetito de riesgo es el riesgo que la compañía está dispuesta a aceptar en la búsqueda de sus objetivos; la tolerancia se refiere al nivel aceptable en la variación de resultados. En  otras palabras, es el riesgo que una compañía puede soportar.

 diferencia apetito de riesgo y tolerancia de riesgo

En cada uno de los extremos se ubica el mínimo y el máximo de riesgo que una empresa puede asumir, su capacidad total de riesgo. El espacio verde, que está en el medio, es el apetito al riesgo, es decir, qué tanto riesgo la empresa está dispuesta a asumir. Lee: Incluya en su plan el mapa de riesgo estratégico

Y, finalmente, el espacio amarillo que está después indica el nivel de tolerancia, o sea, el nivel aceptable de variación al riesgo que una empresa asume en un objetivo específico, como por ejemplo invertir en una empresa emergente.

Según ese esquema, el apetito al riesgo tiene un mayor alcance y depende de la misión general de la organización. Mientras que la tolerancia al riesgo apunta a objetivos más específicos y concretos.

Tanto el apetito como la tolerancia al riesgo dependen de aspectos circunstanciales, como el presupuesto, las habilidades del recurso humano, las tecnologías o los sistemas de los que dispone la compañía. Por tanto, siempre deben ser revisados periódicamente y modificados según se vaya transformando el contexto.

El instituto de contadores públicos de Colombia explica las características de cada una, que se cita textualmente a continuación.

Apetito de riesgo

  • La gerencia y la Junta deben formular el apetito al riesgo a nivel de entidad.
  • Las compañías pueden expresar su apetito al riesgo como el equilibrio aceptable del crecimiento, los riesgos y el retorno, o como una medida de valor agregado para los accionistas ajustada al riesgo.
  • El apetito se puede definir mediante el uso de un mapa de riesgos.
  • Entidades, tales como organizaciones sin fines de lucro, expresan su apetito al riesgo como el nivel de riesgo que ellos aceptarían al proporcionar valor a sus partes relacionadas.

Tolerancia al Riesgo

  • Es el nivel aceptable de variación en relación a la concesión de un objetivo. Algunos de los aspectos clave son:
  • La tolerancia al riesgo es medible, preferiblemente en las mismas unidades de los objetivos relacionados.
  • Al establecer la tolerancia al riesgo la gerencia considera la importancia relativa de los objetivos relacionados.
  • La tolerancia al riesgo se alinea con el apetito al riesgo. ¿Qué considera alto? ¿Qué exposición no está dispuesta a aceptar?
  • ¿En qué tipo de escenarios se sentiría la gerencia incómoda de manejar o enfrentar?

¿Qué tener en cuenta a la hora de evaluar el apetito de riesgo?

evaluar apetito de riesgo

El Seminario sobre Métodos de Administración y Evaluación de Riesgos de la Universidad de Chile, asegura que “el apetito del riesgo es la cantidad de riesgo, a nivel global, que la administración y el directorio están dispuestos a aceptar en su búsqueda de valor. Refleja la filosofía de la administración de riesgo de la entidad e influencia la cultura y estilo de operación”.  Lee: 5 herramientas para identificar el riesgo. 

Además, recomienda que el apetito del riesgo se considere a la hora de definir la estrategia y ambas se alineen porque permite el balance de la organización, las personas, los procesos y la infraestructura. “Es el balance aceptable entre las metas de crecimiento y entorno con los riesgos o cómo la medida de riesgo ajustado al valor agregado del accionista, puede expresarse en términos cuantitativos o cualitativos.

El Seminario sobre Métodos de Administración y Evaluación de Riesgos  recomienda que una compañía debe hacerse estas preguntas a la hora de analizar el apetito de riesgo.

  1. ¿Qué riesgos son aceptados y cuáles no en los negocios de la entidad?
  2. ¿Está nuestra entidad conforme con la cantidad de riesgo aceptado para cada uno de los negocios?
  3. ¿Está nuestra entidad preparada para aceptar una mayor cantidad de riesgo y que nivel de retorno requerir?
  4. ¿Hasta qué punto nuestra entidad podría aceptar un mayor riesgo de la disminución de las utilidades marginales brutas para alcanzar una mayor participación de mercado?

Equilibre el apetito de riesgo

equilibre el apetito de riesgo

Tener un equilibrio en el apetito de riesgos es clave para la toma de decisiones, por ello, una organización no puede excederse ni tampoco pecar por no tomar ningún riesgo. Si es muy alto, no podrá enfrentar adecuadamente las amenaza ni los impactos, lo que podrá afectar su solidez y reputación. Mientras  si es muy bajo, dejará pasar oportunidades de crecimiento y se quedará estancada, sin nuevos retos ni innovación.

Entre las ventajas de establecer el apetito de riesgo está el diseño de la estrategia de negocios, se convierte en una guía para la toma de decisiones, fortalece la comunicación y el gobierno corporativo, así como el análisis y supervisión de riesgos, además, activa una cultura de conciencia de riesgo.

Conocer el perfil de riesgos de la organización implica tener una vista de alto nivel de los riesgos implícitos en el modelo de negocio, en las actividades clave y en los segmentos que son relevantes para sus principales partes interesadas.

Saber los comportamientos y variaciones en el desempeño y alcance de objetivos de negocios se correlacionan con situaciones de mercado, condiciones sociales o económicas, aspectos climáticos, inesperados hechos de fraude o de riesgo operacional.

Incertidumbre en la búsqueda de valor

En la búsqueda de dar valor a los usuarios, las empresas se enfrentan a distintas incertidumbres, esas situaciones en las que podría ocurrir un evento pero no se conoce a fondo la probabilidad ni el impacto que causaría.

Un ejemplo real es cuando una organización hace una inversión muy alta, pero no tiene la certeza del retorno porque fue un experimento o un nuevo producto que lanzó al mercado, Así la empresa haya hecho una investigación fuerte para conocer si tendría acogida o no, o si es una necesidad para los usuarios, existirá incertidumbre, un pronóstico imperfecto del futuro. lee: 3 tipos de indicadores para gestionar el riesgo. 

La incertidumbre implica tanto amenazas como oportunidades, y depende de la gestión de riesgos, el resultado del uno o del otro. Para identificar, evaluar y manejar la incertidumbre hay que gestionar el riesgo de la organización.

Aunque una  empresa tenga un nivel de incertidumbre alto, analizar la información de forma correcta, ayudará a reducirlo, sin embargo, esta no desaparecerá en su totalidad por más profundo y detallado que esté ese análisis. La falta de información puede traer riesgos, y la empresa nos sabrá si está en la capacidad de asumir o no,  esos riesgos ni saber cuál es el costo, beneficio.

El futuro, los cambios en el comportamiento y hábitos de los consumidores, así como la tecnología son algunas de las incertidumbres que más analizan las empresas. Para eso precisamente, es importante medir el apetito de riesgos.


Nueva llamada a la acción

 

Compártalo en sus redes sociales